es
Free
Read

Alicia en el País de las Maravillas

Popularizado por las decenas de versiones que de él se han llevado a cabo, el relato que el reverendo Charles Dodgson, verdadero nombre de LEWIS CARROLL, escribiera para la niña Alicia Liddell, de diez años, es un delicioso entramado de situaciones verosímiles y absurdas, metamorfosis insólitas de seres y ambientes, juegos con el lenguaje y con la lógica y asociaciones oníricas que hacen de él un libro inolvidable.
more
Impression
Add to shelf
Already read
99 printed pages
Libros gratis

ImpressionsAll

Karol Melgoza
Karol Melgozashared an impression4 months ago
😄LOLZ

Me gusta , porqué fue de las peliculeras que más me gusta ????????

Laura J. González
Laura J. Gonzálezshared an impressionlast month

De pronto la versión en inglés es mejor.

👍
🎯Worthwhile
🔮Hidden Depths

Sakura22062012
Sakura22062012shared an impression11 months ago
👍

ultimadelanoche
ultimadelanocheshared an impressionlast year
👍

Bastante interesante.

Laura Aya
Laura Ayashared an impressionlast year
👍
😄LOLZ
🚀Unputdownable
🌴Beach Bag Book
💞Loved Up
🎯Worthwhile
💡Learnt A Lot
🔮Hidden Depths
🙈Lost On Me
💀Spooky
💩Utter Crap

👍

👍
💞Loved Up

QuotesAll

comerán murciélagos los gatos?
Después miró hacia las paredes del pozo y observó que estaban cubiertas de armarios y estantes para libros: aquí y allá vio mapas y cuadros, colgados de clavos.
Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (aunque rara vez los seguía)
Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (aunque rara vez los seguía)
Es tan bonita y tan suave
A través de la tarde color de oro el agua nos lleva sin esfuerzo por nuestra parte, pues los que empujan los remos son unos brazos infantiles que intentan, con sus manitas guiar el curso de nuestra barca.
- Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca - protestó Alicia.
- Oh, eso no lo puedes evitar - repuso el Gato- . Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
¡Dina, guapa, me gustaría tenerte conmigo aquí abajo!
"El resto para la próxima vez", las tres, al tiempo, decían: "¡Ya es la próxima vez!"
- Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca - protestó Alicia. - Oh, eso no lo puedes evitar - repuso el Gato- . Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca. - ¿Cómo sabes que yo estoy loca? - preguntó Alicia. - Tienes que estarlo afirmó el Gato- , o no habrías venido aqui.
-Cierta persona dijo -rezongó Alicia- que el mundo giraría mejor si cada uno se ocupara de sus propios asuntos.
«BEBEME» hermosamente impresa en grandes caracteres.
La segunda, un poco más amable, pide
que el cuento no sea tonto,
mientras que la tercera interrumpe la historia
nada más que una vez por minuto.
Conseguido al fín el silencio,
con la imaginación las lleva,
siguiendo a esa niña soñada,
por un mundo nuevo, de hermosas maravillas
en el que hasta los pájaros y las bestias hablan
con voz humana, y ellas casi se creen estar allí.
Y cada vez que el narrador intentaba,
seca ya la fuente de su inspiración
dejar la narración
Minino de Cheshire, ¿podrias decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar - dijo el Gato.
- No me importa mucho el sitio… - dijo Alicia.
- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes - dijo el Gato.
- … siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!
Después de una caída como ésta, rodar por las escaleras me parecerá algo sin importancia!
de qué sirve un libro sin dibujos ni diálogos?
El Gato, cuando vio a Alicia, se limitó a sonreír. Parecía tener buen carácter, pero también tenía unas uñas muy largas Y muchísimos dientes, de modo que sería mejor tratarlo con respeto.
- Minino de Cheshire - empezó Alicia tímidamente, pues no estaba del todo segura de si le gustaría este tratamiento: pero el Gato no hizo más que ensanchar su sonrisa, por lo que Alicia decidió que sí le gustaba- . Minino de Cheshire, ¿podrias decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar - dijo el Gato.
- No me importa mucho el sitio… - dijo Alicia.
- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes - dijo el Gato.
- … siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!
A Alicia le pareció que esto no tenía vuelta de hoja, y decidió hacer otra pregunta:
¿Qué clase de gente vive por aquí?
- En esta dirección - dijo el Gato, haciendo un gesto con la pata derecha- vive un Sombrerero. Y en esta dirección - e hizo un gesto con la otra pata- vive una Liebre de Marzo. Visita al que quieras: los dos están locos.
- Pero es que a mí no me gusta tratar a gente loca - protestó Alicia.
- Oh, eso no lo puedes evitar - repuso el Gato- . Aquí todos estamos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
- ¿Cómo sabes que yo estoy loca? - preguntó Alicia.
- Tienes que estarlo afirmó el Gato- , o no habrías venido aqui.
Alicia pensó que esto no demostraba nada. Sin embargo, continuó con sus preguntas:
- ¿Y cómo sabes que tú estás loco?
- Para empezar -repuso el Gato- , los perros no están locos. ¿De acuerdo?
- Supongo que sí - concedió Alicia.
- Muy bien. Pues en tal caso - siguió su razonamiento el Gato- , ya sabes que los perros gruñen cuando están enfadados, y mueven la cola cuando están contentos. Pues bien, yo gruño cuando estoy contento, y muevo la cola cuando estoy enfadado. Por lo tanto, estoy loco.
- A eso yo le llamo ronronear, no gruñir - dijo Alicia.
- Llámalo como quieras - dijo el Gato
Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (aunque rara vez los seguía)
Temo que no puedo aclarar nada connnigo misma, señora - dijo Alicia- , porque yo no soy yo misma, ya lo ve.
- No veo nada - protestó la Oruga.
- Temo que no podré explicarlo con más claridad - insistió Alicia con voz amable- , porque para empezar ni siquíera lo entiendo yo misma, y eso de cambiar tantas veces de estatura en un solo día resulta bastante desconcertante.
ratón - del ratón - al ratón - para el ratón - ¡oh, ratón!»

On the bookshelvesAll

paulacamila8

Crimen y misterio

Damian Boga

Libros para viajar

Asanisimasa Lait

Que alguna vez leí

Mell Lara

Fantasía

Related booksAll

Related booksAll

Jules Verne

Viaje al centro de la Tierra

Franz Kafka

La metamorfosis

Oscar Wilde

El retrato de Dorian Gray

Oscar Wilde

El fantasma de Canterville

Alexandre Dumas

El conde de Montecristo

Jules Verne
La Vuelta al Mundo en Ochenta Días

Jules Verne

La Vuelta al Mundo en Ochenta Días

Edgar Allan Poe

El gato negro

On the bookshelvesAll

Crimen y misterio

Libros para viajar

Que alguna vez leí

Don’t give a book.
Give a library.
fb2epubzip
Drag & drop your files (not more than 5 at once)