es
Gabriel García Márquez

La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada

Notify me when the book’s added
To read this book, upload an EPUB or FB2 file to Bookmate. How do I upload a book?
Este libro excepcional reúne la novela corta que le otorga su título y otros seis relatos más, de los que todos menos uno pertenecen a la etapa de plena madurez del escritor. Fueron los años en los que Macondo le abrió las puertas del realismo mágico: la frase se hace más larga y caudalosa, la realidad se expresa mediante fórmulas mágicas y legendarias, los milagros se insertan en la vida cotidiana.
This book is currently unavailable
125 printed pages

Impressions

    Daniel Olmedoshared an impression6 years ago
    👍Worth reading
    🎯Worthwhile

    Buena historia, resulta Atrapante.

    Michelle Duranshared an impression9 months ago
    👍Worth reading
    🎯Worthwhile

    José Ricardo Ticante Ramírezshared an impressionlast year
    👍Worth reading
    🎯Worthwhile

Quotes

    Illi Cruz Rdzhas quoted4 years ago
    - Esas cosas sólo suceden por amor -dijo la madre-. ¿Quién es?
    rosiahas quoted5 years ago
    estaba bañando a la abuela cuando empezó el viento de su desgracia. La enorme mansión de argamasa lunar, extraviada en la soledad del desierto, se estremeció hasta los estribos con la primera embestida. Pero Eréndira y la abuela estaban hechas a los riesgos de aquella naturaleza desatinada, y apenas si notaron el calibre del viento en el baño adornado de pavorreales repetidos y mosaicos pueriles de termas romanas.
    La abuela, desnuda y grande, parecía una hermosa ballena blanca en la alberca de mármol. La nieta había cumplido apenas los catorce años, y era lánguida y de huesos tiernos, y demasiado mansa para su edad. Con una parsimonia que tenía algo de rigor sagrado le hacía abluciones a la abuela con un agua en la que había hervido plantas depurativas y hojas de buen olor, y éstas se quedaban pegadas en las espaldas suculentas, en los cabellos metálicos y sueltos, en el hombro potente tatuado sin piedad con un escarnio de marineros.
    —Anoche soñé que estaba esperando una carta —dijo la abuela.
    Eréndira, que nunca hablaba si no era por motivos ineludibles, preguntó:
    b0185855190has quoted5 years ago
    se acariciaron sin prisa, se desnudaron hasta la fatiga, con una ternura callada y una dicha recóndita que se parecieron más que nunca al amor.

On the bookshelves

    Esmeralda Olivas
    Adicta a los libros
    • 237
    • 36
    Lorena Valerio
    Libros Lorena
    • 113
    • 7
    Juan David García
    Mi Colección
    • 37
    • 4
    Ingrid Vassaux
    Ingrid
    • 60
    • 3
    Damary Hernandez
    Favoritos
    • 25
    • 1
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)