Quotes from “Si pudieras verme ahora” by Cecelia Ahern

Cuando una ventana se hace añicos, una pata de mesa se quiebra o cuando un cuadro se desprende de la pared se oye un chasquido. Pero en lo que al corazón atañe, cuando éste se rompe lo hace en el más absoluto silencio.
Se le hundieron los hombros y le cayó el alma a los pies.
cuando el corazón se rompe, lo hace en silencio. Sólo gritas por dentro y nadie te oye.
No importa el lugar donde estés porque lo que cuenta es dónde está tu mente -se dio unos golpecitos en la sien-.
Las cosas que no hacemos cuando se presenta la ocasión de hacerlas.
cuando el corazón se rompe, lo hace en silencio. Sólo gritas por dentro y nadie te oye.
-: No todas las familias se mantienen unidas, Elizabeth. Cada cual avanza en direcciones distintas. Que todos surjamos del mismo punto es una idea falsa, porque el impulso innato de todo ser viviente y toda cosa existente consiste en tomar rumbos distintos.
– No puedo…
– Puedes -la interrumpió con gran firmeza. La agarró por los codos-. Puedes hacer todo lo que quieras.
Algo le decía que el tiempo que pasaban juntos era valioso, como si necesitara atesorar cada minuto porque acaso fuera el último con él.
Se comunicaban más bien poco entre sí, pero cuando uno de ellos se ausentaba…, bueno, importaba. Estaban atados por una cuerda vieja y desgastada que había terminado siendo objeto de tira y afloja.
Tenía la cabeza llena de… nada.
me prometía que nos tumbaríamos en el campo por la noche y que veríamos un sinfín de estrellas fugaces que harían realidad nuestros deseos
«Algún día harás lo mismo que yo, pequeña Saoirse -decían sus ojos a la diminuta figura mientras se alejaba de allí-. Prométeme que harás lo mismo, que te marcharás de aquí.»
sintió pavor y preocupación. No por lo que la aguardaba delante, sino por lo que estaba dejando atrás.
La gente se olvida de que tiene opciones.
Deberían concentrarse en lo que tienen y no en lo que no tienen.
La vida está hecha de encuentros y separaciones.
En ese momento habría ido y vuelto del infierno sólo por él, se habría enfrentado a todos y cada uno de sus propios temores.
Su rostro reflejaba que estaba intentando, por la mera fuerza de su voluntad, que todo fuera como había sido antaño; apuesto a que allí mismo habría vendido su alma al diablo con tal de recuperar a su amado.
el corazón le ha dolido cada momento que habéis estado separados, querida Opal -anunció Olivia.
fb2epub
Drag & drop your files (not more than 5 at once)